Para las peludas

Con pasos furtivos se acercan, sutilmente rozan mi cara e interrumpen mi sueño, se acomodan en mi regazo y duermen. Con sus ojos cerrados, su cuerpo extendido, a veces hecho un ovillo, irradian una cálida luz que calma mis tormentas internas. Pequeñas criaturas que llenan mi vida, que arrancan sonrisas con sus traviesos jugueteos, corriendo de aquí para allá, saltando y retorciéndose, escabulléndose por el más estrecho de los rincones. Son mis hermosas compañeras, las que me atraparon con su bondad, su ternura, su ingenio. Son dueñas y amigas, confidentes y cómplices, son todo lo que me hace feliz. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s