Nunca más

Enciende tus hogueras, oh, bruja de los corazones rotos; enciéndelas e inmola tus miedos, tus delirios.. Tus penas. Convierte en cenizas cada sentimiento tuyo, achicharra las palmas de tus manos y las plantas de tus pies. Grita de rabia y de dolor mientras el fuego calcina cada parte de tu ser, mas nunca me vuelvas… Seguir leyendo Nunca más

Despedida

De terciopelo es la caricia de la muerte. Madre sonriendo dulcemente. Toma mi mano y llévame, no me sueltes porque me pierdo, sujétame fuerte, guíame, hasta el umbral cruzar No llores por mí, pues no soporto tu mueca de dolor, dame un cálido abrazo y deséame suerte en este viaje. Adiós, Madre, siempre fuiste la… Seguir leyendo Despedida

Dulce travesía

Un viaje por el desierto que no es para nada lo que parece ser.

Tenebris Ficta

 

 

Llevaba muchos días caminando por el desierto; estaba exhausto, su rostro inflamado por las quemaduras causadas por el sol, las plantas de sus pies ampolladas y sangrantes. Creyó que su búsqueda sería algo más sencillo, sin embargo, su físico le había fallado y su espíritu también comenzaba a hacerlo.

Las dudas se extendían en su cabeza y en su alma. ¿Qué sentido tenía si, como todos le habían dicho, era un acto de necios? ¿Qué sentido tenía si moriría de una manera horrible sin encontrar la verdad?

A lo lejos, el barritar de un elefante lo trajo de vuelta de su ensimismamiento; después, otro más hizo sonar su trompa comunicando un melancólico mensaje a las estrellas que apenas asomaban en la naranja bóveda celeste. Su mirada se dirigió hacia el lugar de donde provenía el sonido. Eran nueve paquidermos caminando en línea, dejando a su paso huellas que…

Ver la entrada original 800 palabras más

El multiverso en mi cabeza: escribir ficción especulativa

Después de estar tan ocupado escribiendo para mi proyecto personal, regreso a PlataformaCero con un nuevo artículo.

PlataformaCero

Por Edgardo Villarreal

Crear mundos ficticios podría parecer fácil, sin embrago, no lo es; por lo menos no si lo que se pretende es que sean coherentes. No sólo se trata de imaginar cosas que vayan más allá de la realidad o que reten a la lógica. Hay que construir con cimientos, con bases sólidas que brinden firmeza a la argamasa de esos nacientes universos. No importa si se escribe ficción histórica, fantasía, ciencia ficción, horror, o cualquier otro subgénero que de estos se desprenden, siempre hay que hacerlo con sustancia.

No basta con decir que en las sombras hay un monstruo al acecho, que un caballero cabalga por un mágico bosque o que unos exploradores han descubierto un nuevo planeta; detrás de esas simples frases siempre, siempre debe de haber un «porqué», un «cómo», un «cuándo». Ya sea cuento (esto es en mi experiencia) o novela, sin importar la…

Ver la entrada original 1.045 palabras más

Limbo

Un cuento raro en el que traté de plasmar el paso del limbo al infierno.

Tenebris Ficta

La niebla estaba muy espesa, no podía ver más allá del espacio inmediato a él; al frente, atrás, a los lados, todo era de un blanco lechoso. No entendía qué hacía ahí, recordaba haber estado leyendo en su sillón favorito y de pronto escuchar una melodía apenas perceptible; después sintió algo muy extraño, un desprendimiento: se elevó y mientras flotaba vio que aún se encontraba en el sillón aferrado al libro. Se observó casi sin reconocerse, nunca antes se había percibido de esa manera, como dos entidades completamente diferentes, desasociadas; una real y la otra un mero contenedor. Al elevarse se vio envuelto en un remolino, un caos de energía… Y se perdió para después encontrarse en… No lo sabía.

¿Cuánto llevaba en este «aquí»? ¿Minutos?, ¿horas?

No sabía qué hacer. La desesperación lo agobiaba, y también el temor de estar perdido en ningún lugar. Decidió caminar, quizá llegaría a…

Ver la entrada original 1.306 palabras más

Peste

Un cuento con un sacerdote y un demonio… Y otras cosas horribles.

Tenebris Ficta

—Vayan en paz, la misa ha terminado.

—Gracias a Dios —respondieron los feligreses.

La gente salió de la iglesia, poco a poco el eco de los pasos perdiéndose entre sus paredes.

El sacerdote cerró la puerta y recorrió el pasillo central bañado por los colores que se desprendían de los ventanales; al llegar al presbiterio dirigió su mirada hacia la cruz, la contempló por minutos, con sus ojos carentes de expresión. Como saliendo de un trance, volteó para otro lado y fue a la sacristía a despedir a los monaguillos y demás acólitado. Dándoles las gracias por su ayuda en la ceremonia, los urgió a retirarse; el padre parecía apresurado y de mal humor, y aunque no era común en él mostrarse así, cada día lo veían más y más ansioso.

Cuando estuvo seguro de que se encontraba completamente solo, comenzó a empujar la vieja vitrina donde se guardaban los…

Ver la entrada original 1.050 palabras más

Cómo ser un «influenciador» y desprestigiar el arte de la escritura en el intento

Un nuevo artículo de mi autoría en PlataformaCero.

PlataformaCero

Por Edgardo Villarreal

El término «influyente» siempre ha sido peligroso, una etiqueta que no debería de colocarse tan a la ligera en nadie, no obstante, en estos tiempos que corren, la gente influyente se ha multiplicado exponencialmente y ahora cualquiera se hace llamar de esa manera; o influencer, para usar la expresión que parece ser la más aceptada. No debemos olvidar que los anglicismos ya son parte fundamental del habla y la escritura en español, simplemente porque así une parece interesante e inteligente (aunque no lo sea ni por asomo).

Así como estas personas son cada vez más, también lo son las áreas en las que se «especializan», intentando hacer de otres sus «adoradores»: todo aquello que esté de moda y que genere un sentimiento aspiracionista en los demás, serán temas en los que incursionarán como «opinadores» desmedidos. Pero lo que aquí nos atañe no tiene que ver con…

Ver la entrada original 661 palabras más