Ciego amor

Ella corría por el parque, sobre el pasto y entre los árboles; la gente ajena a lo que la impulsaba en su carrera: las parejas de novios, los ancianos que alimentaban a las palomas, los que trotaban, los que andaban en bicicleta, los que paseaban a su perro, incluso el vagabundo que vivía junto a... Leer más →

El camino del ídolo

Un golpe en la cabeza lo aturdió por completo, la vista nublada y todos los sonidos casi sordos; miró de un lado a otro tratando de ubicar a su contrincante. De pronto vio la suela de una bota aproximarse con celeridad hacia su rostro. El impacto lo dejó tendido en la lona. Como pudo se... Leer más →

En la cola de las tortillas

Era casi hora de la comida y Fabián salió de su casa dando esos pequeños saltitos que dan los niños, esos saltitos que representan la inocencia pura. Iba muy contento, no es que le gustara mucho que lo mandaran a comprar las tortillas; de hecho nunca había entendido porque los adultos casi no hacían eso... Leer más →

A su suerte

Estaba rodeada. Por la izquierda y por la derecha, por atrás y por delante. Tensó la patas y arqueó la espalda erizando el pelo, sus orejas se inclinaron hacia atrás pegándose a su cráneo. Emitió un siseo amenazador. Una de los que la rodeaban, la líder, dio un pequeño paso al frente. Todos los demás... Leer más →

Favor de amigos

Omar y Alberto se encontraban en un restaurante.  —La verdad es que no pensé que nos volveríamos a ver. Cuántos años han pasado. ¿25? —dijo emocionado Alberto mientras esperaban a que le mesero les llevara su orden. —Sí, como 25. Pues desde la primaria —Omar encendió un cigarro. —Pero qué bueno que nos encontramos por... Leer más →

Todas, menos ellas

Corrió hasta que no pudo más. Cuando se detuvo su mente por fin pudo pensar en otra cosa que no fuera alejarse de aquel lugar. Su cabeza daba vueltas. Con el cuerpo doblado, sus manos sobre sus rodillas, a grandes bocanadas recuperaba el aliento. Las imágenes de lo sucedido aparecieron en una rápida sucesión —la... Leer más →

Nadie lo entiende

—¿Cómo es posible que se me haya escapado de las manos? Lo tenía justo a mi alcance. Un indigente, viejo y muy sucio, estaba parado en medio de la avenida gritando hacia el cielo. Algunos conductores tocaban frenéticamente el claxon para que se quitara de su camino. De vez en cuando los volteaba a ver... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar