Nocturna (republicación)

La manera en como nació este cuento me parece bastante curiosa; originalmente, hace ya varios años, comencé un relato de una vampira rusa, una vurdalak, que se extendió demasiado y que no llegaba a ningún lado, así que sin terminarlo siquiera lo dejé y se quedó en el olvido; tiempo después regresé a él y... Leer más →

Sueños mortales, final

Esa noche hizo lo posible por no dormir, y aunque así lo hubiera querido no habría podido conseguirlo debido a que se encontraba muy alterado por lo que acababa de descubrir. Al siguiente día no se presentó a trabajar. Así transcurrió casi una semana, sus noches un tormento y sus días aún peor. Durante todo... Leer más →

Sueños mortales, primera parte

Mientras preparaba el desayuno encendió la televisión y sintonizó el canal de noticias. Rompió el cascarón del primer huevo y lo dejó caer al sartén con cuidado de que la yema no se rompiera. En esos momentos la mujer que daba el reporte del clima terminaba su segmento y el conductor del noticiero volvía con... Leer más →

Dueña de la noche

A pesar de la poca iluminación, Carlos inmediatamente se dio cuenta que estaban entrado a un barrio que lucía bastante peligroso; un lugar de casas y edificios viejos, de terrenos baldíos y calles sin pavimentar. —¿Es seguro andar por aquí de noche? —preguntó. —Claro que es seguro, vienes conmigo. —Sí, supongo que tienes razón. Se... Leer más →

El hacedor de golems

Silencio… escucho que se aproximan los inconfundibles pasos de mi perseguidor…  Durante días he estado huyendo de él, pero ya no puedo más, estoy cansado de correr y esconderme. Mi cordura se va desvaneciendo con cada día que pasa y mis ganas de vivir se agotan, por eso he decidido quedarme quieto y esperar su... Leer más →

Noche peligrosa

Una vez que se ocultó por completo el sol, Inna salió nuevamente de cacería. No necesitaba alimentarse de manera constante, una vez que había saciado su apetito podían transcurrir varias semanas sin que tuviera que volver a matar. Eso le daba la oportunidad de mantener un perfil bajo y no dejar una gran cantidad de... Leer más →

El inquilino

Su mirada estaba clavada en mí. Sus ojos totalmente abiertos como si no tuviera párpados, sus pupilas seguían cada uno de mis movimientos sin siquiera mover, ni un milímetro, su cabeza. Estaba parado, completamente rígido, con su espalda pegada a la pared.  Me di cuenta de su presencia desde que di vuelta en el descanso... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar