Fantasmas

Por las circunstancias que sean, todos tenemos fantasmas que nos acosan y nos muestran nuestros lados oscuros.

Tenebris Ficta

 

 

—No sirve de nada que finjas no escucharme. Aquí estoy. Me ves y me oyes —por unos momentos guardó silencio—. Sabes bien que no me voy a ir… Que no nos vamos a alejar nunca de ti.

A través de la puerta de cristal del balcón, miró hacia adentro del departamento. Efectivamente, todos estaban ahí, en los respectivos espacios que habían reclamado como suyos. Volteó de nuevo a la silla que ocupaba su interlocutor.

—Desearía que no fuera así. Que me dejaran en paz. Sin embargo, entiendo que es la penitencia que tengo que pagar por mis pecados.

—¿Penitencia? —una amarga risa rompió su serio semblante, pero se esfumó en unos segundos. Después volvió a hablar con su mismo tono severo—. Deberías de reconsiderar tus palabras; somos una bendición en tu miserable vida. Tus únicos amigos. Sólo nosotros te entendemos. Nadie más.

—¿Acaso bendición es mirar sus desencajadas…

Ver la entrada original 640 palabras más

Dulce travesía

Un viaje por el desierto que no es para nada lo que parece ser.

Tenebris Ficta

 

 

Llevaba muchos días caminando por el desierto; estaba exhausto, su rostro inflamado por las quemaduras causadas por el sol, las plantas de sus pies ampolladas y sangrantes. Creyó que su búsqueda sería algo más sencillo, sin embargo, su físico le había fallado y su espíritu también comenzaba a hacerlo.

Las dudas se extendían en su cabeza y en su alma. ¿Qué sentido tenía si, como todos le habían dicho, era un acto de necios? ¿Qué sentido tenía si moriría de una manera horrible sin encontrar la verdad?

A lo lejos, el barritar de un elefante lo trajo de vuelta de su ensimismamiento; después, otro más hizo sonar su trompa comunicando un melancólico mensaje a las estrellas que apenas asomaban en la naranja bóveda celeste. Su mirada se dirigió hacia el lugar de donde provenía el sonido. Eran nueve paquidermos caminando en línea, dejando a su paso huellas que…

Ver la entrada original 800 palabras más

Limbo

Un cuento raro en el que traté de plasmar el paso del limbo al infierno.

Tenebris Ficta

La niebla estaba muy espesa, no podía ver más allá del espacio inmediato a él; al frente, atrás, a los lados, todo era de un blanco lechoso. No entendía qué hacía ahí, recordaba haber estado leyendo en su sillón favorito y de pronto escuchar una melodía apenas perceptible; después sintió algo muy extraño, un desprendimiento: se elevó y mientras flotaba vio que aún se encontraba en el sillón aferrado al libro. Se observó casi sin reconocerse, nunca antes se había percibido de esa manera, como dos entidades completamente diferentes, desasociadas; una real y la otra un mero contenedor. Al elevarse se vio envuelto en un remolino, un caos de energía… Y se perdió para después encontrarse en… No lo sabía.

¿Cuánto llevaba en este «aquí»? ¿Minutos?, ¿horas?

No sabía qué hacer. La desesperación lo agobiaba, y también el temor de estar perdido en ningún lugar. Decidió caminar, quizá llegaría a…

Ver la entrada original 1.306 palabras más

Peste

Un cuento con un sacerdote y un demonio… Y otras cosas horribles.

Tenebris Ficta

—Vayan en paz, la misa ha terminado.

—Gracias a Dios —respondieron los feligreses.

La gente salió de la iglesia, poco a poco el eco de los pasos perdiéndose entre sus paredes.

El sacerdote cerró la puerta y recorrió el pasillo central bañado por los colores que se desprendían de los ventanales; al llegar al presbiterio dirigió su mirada hacia la cruz, la contempló por minutos, con sus ojos carentes de expresión. Como saliendo de un trance, volteó para otro lado y fue a la sacristía a despedir a los monaguillos y demás acólitado. Dándoles las gracias por su ayuda en la ceremonia, los urgió a retirarse; el padre parecía apresurado y de mal humor, y aunque no era común en él mostrarse así, cada día lo veían más y más ansioso.

Cuando estuvo seguro de que se encontraba completamente solo, comenzó a empujar la vieja vitrina donde se guardaban los…

Ver la entrada original 1.050 palabras más

El cuarto del pánico

Un poco de «ultraviolencia» con guiños a un par de películas.

Tenebris Ficta

El efecto del somnífero pasó, una luz muy blanca salía del techo. Estaba en un extraño lugar, un lugar frío y ajeno. Intentó moverse, pero no le fue posible; estaba atada con cinturones de sujeción que la mantenían firmemente inmóvil en el sillón donde reposaba. Tampoco podía girar el cuello, una estructura metálica alrededor de su cabeza se lo impedía. Con la vista fija al frente, miraba hacia una pantalla de cine que abarcaba casi la totalidad de la pared.

Había algo más, algo incómodo y alarmante: un par de pequeñas pinzas provenientes del armazón que rodeaba su cráneo, abrían por completo sus párpados.

Ridículamente, en ese momento recordó una película en donde había visto que le hacían eso mismo al protagonista.

El pánico llegó. Llegó de manera arrolladora e imparable.

Algunas preguntas comenzaron a formarse en su mente, pero antes de que pudiera expresarlas, la habitación quedó a oscuras…

Ver la entrada original 1.148 palabras más

El heraldo

Uno de mis cuentos con tema apocalíptico.

Tenebris Ficta

Silencio.

Por unos instantes todo se detuvo e incluso el aire pareció volverse espeso.

Los soldados de ambos frentes sostenían sus fusiles; balas inertes a medio camino de su objetivo; cuerpos sembrados sobre el terreno; un helicóptero suspendido mientras sobrevolaba el campo de batalla lanzando su letal metralla.

En el cielo el espacio-tiempo se distorsionó abriendo un portal a otro plano de existencia, a un reino de luz y demencia.

Un ser, que sostenía una lanza de oro en su mano derecha, emergió del cerúleo caos que se revolvía dentro de los confines de la puerta circular; una criatura de marmórea piel y figura, con un par de majestuosas alas doradas que se proyectaban desde su espalda, llegaba al mundo de los mortales.

La abertura entre ambos mundos comenzó a cerrarse y el flujo de tiempo regresó a la normalidad; la ensordecedora cacofonía envolvió de nuevo el lugar. Sin importar…

Ver la entrada original 1.045 palabras más

El profeta de las estrellas

Este cuento me gusta, pero la verdad pudo haber quedado mucho mejor. Creo que su principal problema son sus ideas incompletas.

Tenebris Ficta

—Stars and stripes… whores and pimps… lies and liars… money… Hell —en su agonía, el reverendo balbuceaba estas palabras una y otra vez, sin embargo, nadie entendía lo que quería decir. Claro que sabían el significado en inglés, mas ignoraban si simplemente se trataban de los desvaríos de un moribundo.

Los que conocían a Frank F. Fisher sabían muy bien que era un hombre con el poder de hacer predicciones, alguien que, a lo largo de su vida, había visto el futuro en muchas ocasiones y esas visiones siempre ocurrieron tal cual las describió. Como él mismo le decía a su congregación: «In my mind, there’s a myriad of eyes, and each eye sees a different point in the future. In all those futures, sooner or later, mankind is dragged to the eternal flames of hell».

Postrado en su habitación, el iluminado estaba acompañado por aquellos que pertenecían a…

Ver la entrada original 1.152 palabras más