La furia roja

Un nuevo artículo de mi autoría para PlataformaCero: un análisis muy introspectivo de todo lo que vi y aprendí durante mi viaje por España.

PlataformaCero

Por Edgardo Villarreal

Desde que tengo memoria recuerdo haber escuchado referirse como «Furia roja» a la selección de fútbol de España, sin embargo, ahora, en este momento de mi vida, me doy cuenta de lo erróneo de esto.

Efectivamente, existe una furia, pero no es la selección de fútbol; aunque sea algo que la gente ni siquiera imagine, la furia española está compuesta, en la gran mayoría de los casos, por personas que ni siquiera han nacido en ese país: gente negra, morena, mestiza, pero que está pintada de rojo por toda esa sangre derramada a lo largo de su vida como inmigrantes; gente que grita apasionadamente, suda y derrama lágrimas, pero que no lo hace por un sentimiento vacuo hacia un victoria deportiva, sino por un sufrimiento real causado por un estado y sociedad que, en el más magnánimo de los casos, muestran indiferencia. Estas personas no sueñan con…

Ver la entrada original 1.660 palabras más

Fantasmas

Por las circunstancias que sean, todos tenemos fantasmas que nos acosan y nos muestran nuestros lados oscuros.

Tenebris Ficta

 

 

—No sirve de nada que finjas no escucharme. Aquí estoy. Me ves y me oyes —por unos momentos guardó silencio—. Sabes bien que no me voy a ir… Que no nos vamos a alejar nunca de ti.

A través de la puerta de cristal del balcón, miró hacia adentro del departamento. Efectivamente, todos estaban ahí, en los respectivos espacios que habían reclamado como suyos. Volteó de nuevo a la silla que ocupaba su interlocutor.

—Desearía que no fuera así. Que me dejaran en paz. Sin embargo, entiendo que es la penitencia que tengo que pagar por mis pecados.

—¿Penitencia? —una amarga risa rompió su serio semblante, pero se esfumó en unos segundos. Después volvió a hablar con su mismo tono severo—. Deberías de reconsiderar tus palabras; somos una bendición en tu miserable vida. Tus únicos amigos. Sólo nosotros te entendemos. Nadie más.

—¿Acaso bendición es mirar sus desencajadas…

Ver la entrada original 640 palabras más

Dulce travesía

Un viaje por el desierto que no es para nada lo que parece ser.

Tenebris Ficta

 

 

Llevaba muchos días caminando por el desierto; estaba exhausto, su rostro inflamado por las quemaduras causadas por el sol, las plantas de sus pies ampolladas y sangrantes. Creyó que su búsqueda sería algo más sencillo, sin embargo, su físico le había fallado y su espíritu también comenzaba a hacerlo.

Las dudas se extendían en su cabeza y en su alma. ¿Qué sentido tenía si, como todos le habían dicho, era un acto de necios? ¿Qué sentido tenía si moriría de una manera horrible sin encontrar la verdad?

A lo lejos, el barritar de un elefante lo trajo de vuelta de su ensimismamiento; después, otro más hizo sonar su trompa comunicando un melancólico mensaje a las estrellas que apenas asomaban en la naranja bóveda celeste. Su mirada se dirigió hacia el lugar de donde provenía el sonido. Eran nueve paquidermos caminando en línea, dejando a su paso huellas que…

Ver la entrada original 800 palabras más

El multiverso en mi cabeza: escribir ficción especulativa

Después de estar tan ocupado escribiendo para mi proyecto personal, regreso a PlataformaCero con un nuevo artículo.

PlataformaCero

Por Edgardo Villarreal

Crear mundos ficticios podría parecer fácil, sin embrago, no lo es; por lo menos no si lo que se pretende es que sean coherentes. No sólo se trata de imaginar cosas que vayan más allá de la realidad o que reten a la lógica. Hay que construir con cimientos, con bases sólidas que brinden firmeza a la argamasa de esos nacientes universos. No importa si se escribe ficción histórica, fantasía, ciencia ficción, horror, o cualquier otro subgénero que de estos se desprenden, siempre hay que hacerlo con sustancia.

No basta con decir que en las sombras hay un monstruo al acecho, que un caballero cabalga por un mágico bosque o que unos exploradores han descubierto un nuevo planeta; detrás de esas simples frases siempre, siempre debe de haber un «porqué», un «cómo», un «cuándo». Ya sea cuento (esto es en mi experiencia) o novela, sin importar la…

Ver la entrada original 1.045 palabras más

Limbo

Un cuento raro en el que traté de plasmar el paso del limbo al infierno.

Tenebris Ficta

La niebla estaba muy espesa, no podía ver más allá del espacio inmediato a él; al frente, atrás, a los lados, todo era de un blanco lechoso. No entendía qué hacía ahí, recordaba haber estado leyendo en su sillón favorito y de pronto escuchar una melodía apenas perceptible; después sintió algo muy extraño, un desprendimiento: se elevó y mientras flotaba vio que aún se encontraba en el sillón aferrado al libro. Se observó casi sin reconocerse, nunca antes se había percibido de esa manera, como dos entidades completamente diferentes, desasociadas; una real y la otra un mero contenedor. Al elevarse se vio envuelto en un remolino, un caos de energía… Y se perdió para después encontrarse en… No lo sabía.

¿Cuánto llevaba en este «aquí»? ¿Minutos?, ¿horas?

No sabía qué hacer. La desesperación lo agobiaba, y también el temor de estar perdido en ningún lugar. Decidió caminar, quizá llegaría a…

Ver la entrada original 1.306 palabras más