Sinos inconclusos

Imágenes de tu cuerpo,

fotografías colgando en el feed de mi libido,

“tentaciones pal adicto”.



La pitonisa del coupling

ha vaticinado una gran cogida entre nosotros,

arrancándonos la piel

y haciendo temblar la tierra.



Quisiera tocar a tu puerta,

besarte,

hacer pedazos tu ropa,

y comerme tu coño.



Pero no me esperas

y nunca lo harás.

No deseas sentir

mientras me deslizo por entre tus carnes.



Aun el oráculo se puede equivocar,

y por más designio divino que haya sido el conocerte,

es de lo más mortal perderte.



La miel de tu clítoris

seguirá sin endulzar mi lengua,

y mi pene llorará sus lágrimas de sal.



Escurro por tu piel,

perfilo tus labios,

remonto tus tetas,

me acurruco en tu vagina

y caigo a tus pies

en donde un charco formo.



Quizá algún día me recojas

y conmigo te empapes,

pero la desgraciada realidad es otra.



¡Oh!

Me engaño solo a mí…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s