Mi juego

Almas yuxtapuestas rodeadas de vacío.

¿Qué es un lamento si nadie lo escucha?

¿Existes?

¿Eres alguien más allá de la percepción de los demás?

Tiemblan mis manos con ansiedad y miedo.

A donde me dirijo no importa, lo importante es de donde provengo.

El camino no está trazado ni tampoco tiene fin, 

hay que andarlo hasta que los pies duelan, 

hasta que no haya más sangre en las venas.

Sueño, siempre sueño, que me pierdo en el miasma de la indiferencia,

no hay quien me salve, ni el beso del amante

ni el abrazo del amigo.

Solo llegué y solo me iré.

No puedo respirar, mi corazón se acelera.

Tengo que llegar a algún lugar,

cualquier lugar, y cuando llegue allí

no sé qué haré.

Estoy perdido

entre el aquí y el allá,

entre el pertenecer y el olvido.

Juego un solitario juego en donde yo dicto las reglas, yo narro la historia, yo tiro los dados, yo juzgo las acciones. Nadie más quiere jugar, todos se han ido. Ahora es algo personal, todos los turnos son míos. Me siento en la mesa e interpreto todos papeles. 

Siempre ha sido así: 

juegos grupales que acaban en soledad,

sin el beso del amante ni el abrazo del amigo. 

4 comentarios en “Mi juego”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s