Poesía

En el puño de un gigante

Mi alma está atrapada,

atrapada en un puño,

el puño de un gigante,

un gigante dormido.

Hace ya varios siglos

que su enorme mano la aprisiona

y no tiene escape alguno.

El gigante tomó mi alma y se la llevó consigo

al volcán donde mora,

entre lagos de magma

y ardientes vapores, 

a su castillo con altos muros 

de negra roca, en donde duerme 

su sueño de mil años, 

y no será hasta que despierte

que mi alma pueda regresar.

Perdí mi alma por creerme más listo

que ese inmenso ser.

Simplemente le dije:

“si me vences te la puedes llevar

y hacerla tuya hasta tu próximo despertar”.

Cual sería mi sorpresa 

cuando me vi despojado de ella

y en su puño lo vi llevarla

a su prisión milenaria.

Desolado estoy

porque mientras él duerma,

en su alto castillo,

no volverá a mí.

Hasta siempre alma mía

juntos no volveremos a estar

porque de ese prieto puño

no te podré liberar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s