Hecho un ovillo

Amanece y los rayos del sol acuchillan mis ojos. En esos momento siempre me pregunto: si esa luz no existiera, ¿las sombras de mi vida desaparecerían? 

No encuentro respuesta, nunca hay una respuesta. Y lo único que quiero es yacer en la cama hecho un ovillo.

Y hecho un ovillo en la cama pienso en mil cosas. Mis pensamientos divagan de un lado a otro. Van de la posibilidad a la derrota, del optimismo a la imposibilidad. Mi mente juega conmigo; recuerdo acontecimientos, personas, situaciones. También veo el futuro, mi futuro; que sucederá mañana, en un mes, en 5 años.

Y hecho un ovillo en la cama a veces dejo de ser quien realmente soy, pero casi siempre soy como realmente soy. Envuelto en la pijama, con el sudor pegado a mi cuerpo, con las gatas echadas sobre de mí; bostezo pero no quiero dormir. Quiero levantarme, bañarme, pero no encuentro sentido en hacerlo. 

Y hecho un ovillo en la cama me alejo del sol que lastima mis ojos. Miro la luz que entra por la ventana y la veo jugar con las sombras; como las estira, como las hace bailar. Me siento atrapado en mi diminuto espacio porque aunque la puerta esta abierta, no me interesa ver qué hay afuera.

Y hecho un ovillo en la cama mi cuerpo se cansa, tal vez más que si hubiera caminado por horas. Mis ganas se atrofian. Mis sentidos se abotargan. Imagino moverme, estirarme, pero no, mis fuerzas se han ido. Me degrado en cientos de formas y desciendo en innumerables abismos.

Y hecho un ovillo en la cama me doy cuenta de que me he robado mi propia vida. Y de pronto comprendo y quiero enderezarme, poner en movimiento mis adormecidos músculos. Respirar. Pero cuando me acerco a la ventana y observo el exterior me doy cuenta que la vida, la de todos los demás, se ha detenido.

Y ahora ya no quiero estar hecho un ovillo en la cama. Ahora quiero caminar y luego correr. Ahora quiero hablar y luego gritar. Ahora quiero sentir el viento sobre mi cara y luego reír, reír a carcajadas. Ahora quiero hacer y sentir… tantas cosas. 

Pero ahora no puedo…

Y esta vez no es por mí, no es por falta de ganas de vivir. Esta vez es porque el mundo ha quedado en pausa. 

Y ahora me doy cuenta de que tendré que esperar para que llegue mi renacer.

Anochece y los últimos rayos del sol se pierden entre las cortinas. En esos momentos siempre me pregunto: si esa oscuridad se mantiene por siempre, ¿seré capaz de distinguir todo lo que se abre frente a mí?

4 comentarios en “Hecho un ovillo”

  1. Jolines! Se me han escurrido las lágrimas de la emoción que me has transmitidio. Este sentimiento que relatas es compartido. Has resuelto en este relato el nudo de tus emociones y me has contagiado con esas inmensas ganas de volver a ser… 👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼 Larga vida a tu arte! ❤️

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s