Seppuku

Pálida luz invernal,

nieve que cae;

prístino manto, blanco y brillante,

que roza el horizonte.

Viento sibilante

que sopla helado

y trae el mensaje del final,

de mi final.

Entre árboles desnudos

la libre salta,

el león ruge,

la grulla emprende el vuelo,

el tigre se agazapa.

Soy el último hijo del cielo,

el dragón supremo.

No veré más

el cerezo florecer.

Mi corazón se acelera,

yergo la cabeza

y afronto mi destino.

Con manos firmes

y mirada serena

afronto el llamado del honor.

Frío acero

que se hunde en mi vientre.

Rápido y certero corte

sobre mi cuello.

Antes de la oscuridad

el carmesí

que pinta la nieve;

mácula sobre la pureza.

Viento sibilante

sopla helado,

susurra 

su despedida…

En el ocaso de mi vida

la belleza eterna.

1 comentario en “Seppuku”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s