Sonrisa rota

Abrió el álbum de fotografías y recorrió las páginas una a una. Un simple vistazo a lo que contenía cada una de ellas. Buscaba una foto en particular, y aunque sabía exactamente donde se encontraba, siempre era agradable recordar un poco tantos años capturados. Su padre, su madre, sus hermanos sucios y sonrientes, sus amigos más cercanos y aquellos que no lo fueron tanto; todos los que habían significado algo en su vida llenaban esas viejas hojas.

Al final del álbum estaba esa fotografía, justo en medio de la página, sola, sin ninguna otra que le hiciera compañía. La observó detenidamente:

Cuatro líneas irregulares surcaban la superficie del papel, mancillando lo que alguna vez ella consideró perfecto. Había, incluso, partes que se habían perdido para siempre; pequeños e irregulares espacios en blanco, vacíos, que le hablaban, sin palabras, de aquel final con el que se habían encontrado.

Cinta transparente unía los cuatro fragmentos en los que alguna vez, con toda la rabia que su ser pudo proyectar, la había roto; los mismos cuatro pedazos en los que ella sintió que su corazón se había desgarrado. Pero así como la cinta ahora volvía a unirla, también su dolor había sanado y ahora podía contemplarla como alguna vez lo había hecho. Pero ahora el sentimiento que la acompañaba no era de amor, sino de melancolía.

Había algo que le encantaba de esa foto, una sola cosa, un detalle que la había cautivado siempre: de entre las cicatrices del papel asomaba, sin reserva alguna, una sonrisa. Sonrisa que amaba contemplar. Esa sonrisa que siempre había desvelado un brillo interior, brillo que muy poca gente había conocido de él. Ver esa expresión en su rostro, que la mayoría de la veces se había mostrado adusto, era algo que le causa sensaciones que le eran difíciles de explicar. Había ocaciones que volver a verlo sonreír, cuando sentía que todo iba mal, la hacía sentir que todo estaría bien. Simplemente así.

Con la punta de los dedos recorrió la irregular superficie de la foto y se preguntó por qué le era tan necesario regresar a esto. A veces se molestaba con ella misma por esta situación. Tal vez si no la hubiera salvado momentos antes de que se perdiera para siempre hubiera podido olvidarse de ella, de él. Quizá si… No importaba, la había conservado. Muy en el fondo sabía exactamente lo que la había llevado a hacerlo. Suspiró y cerró el álbum. Lo colocó en su lugar. No volvería a abrirlo en algún tiempo, tal vez bastante. Por ahora había tenido suficiente de esas viejas memorias. De esa sonrisa. 

 

2 comentarios en “Sonrisa rota”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s