Camino al valle

Enfrente tenía un camino de un color que jamás había visto; estaba formado por hebras de plata entrelazadas y que refulgían, a los lados se habría un campo de un azul muy tenue y al fondo un cielo con diferentes tonalidades, todas ellas muy cálidas. El sendero continuaba hasta perderse en la línea del horizonte.

No sabía cómo había llegado allí.

Volteó tratando de encontrar el lugar por el que había llegado, lo único que vio fue una espesa pared de bruma que bloqueaba todo a su espalda. En ese instante sintió algo dentro de sí, era como si hubiera dejado algo… a alguien atrás. Quiso regresar y atravesar la neblina, pero su instinto le indicó que era imposible, que de donde ahora se encontraba no había regreso.

El camino plateado era la única posibilidad. 

Olisqueó y con temor dio el primer paso. Las hebras eran suaves y reconfortantes. Comenzó a andar, un paso a la vez, adquiriendo más confianza. Mientras avanzaba los recuerdos iban regresando. 

Efectivamente, más allá de la bruma había alguien muy importante; alguien que había sido su todo. De inmediato supo que ambos se habían amado intensamente y que de su parte ese amor había sido, y seguiría siendo, incondicional. 

Otras memorias regresaron. 

Comodidad y protección era lo que había experimentado toda su vida, nunca tuvo que preocuparse por nada; sin embargo sí hubo situaciones que le habían causado angustia, como cuando, dentro de una pequeña jaula, viajaba para que un extraño tocara todo su cuerpo. Pero aunque esas experiencias habían sido muy esporádicas y nada peligrosas, dejó muy claro que era algo que detestaba. 

También había jugado hasta cansarse, dormido placenteramente, comido delicioso; siempre recibió mucha atención (sabía que algunas veces abusó de eso). Y lo más importante de todo: había sido inmensamente feliz.

Volvió al presente y se detuvo. El entorno seguía igual, nada había cambiado, salvo que la neblina no se veía más. El final del camino no parecía estar cerca, el horizonte aún se divisaba lejos, y aunque no sentía cansancio, sin importarle, se echó sobre el plateado sendero.

No supo cuánto tiempo después reinició su andar, aquí nada indicaba el paso de tiempo. Caminó y caminó hasta que llegó a una empinada cuesta que remontó hasta llegar a su parte más alta.

Lo que vio al otro lado le causó un asombro nunca antes experimentado.

Un gran valle, tapizado por un verde prado, se abría hasta donde alcanzaba su vista; frondosos y altos árboles que daban jugosas frutas se esparcían por todo el terreno; un riachuelo discurría por casi toda la extensión del pastizal y desembocaba en un pequeño estanque justo en su centro; cientos de flores desprendían dulces aromas y salpicaban de múltiples colores todo el lugar.

Pero lo más maravilloso de todo era que varios animales poblaban ese valle.

Sin poder contenerse más, corrió hasta sentir el pasto bajo sus patas y se unió a los demás. Sus recuerdos no le pesaban ya. Todos acudieron a darle la bienvenida. Conforme se iban acercando, su olfato percibió un olor inconfundible: el familiar aroma de casa, de ese alguien que se encontraba más allá de la brumosa pared.

Su camino había llegado a su fin, este sería su nuevo hogar, junto a sus hermanos. Aquí, con ellos, recordaría por siempre al que le había dado una vida llena de felicidad y amor; y aquí, todos juntos, esperarían su llegada, ese día en el que nuevamente se reunirían para nunca más volver a separarse.

Este texto está dedicado a todos aquellos hermanos animales, compañeros de vida, que hicieron de mí una mejor persona. También está dedicado a aquellos que alguna vez conocí o supe que dejaron un gran vacío en otros: Yinyi, Hércules, Venus, Dalila, Guardián, Boris, Vaca, Canelo, Chichara, Firus, Chiva, Chato, Shampoo, Rosalia, Bizcocho, Pit, Lu, Loba, Lena, Doris, Tilapio, Capricho, Jengibre, Lino, Scooby, Diablo, Emily. Gracias por todo, siempre estarán en mi corazón y en el corazón de los que dejaron atrás.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s